Como Usar el Minero en Clash Royale

El minero es una carta bastante potente y que, si se aprovecha al máximo, puede significar la diferencia entre la derrota y la victoria en una partida. Si acabas de conseguir esta carta y estás ansioso por usarla, pero no sabes nada acerca de estrategia, no temas. Hoy aprenderás cómo usar el minero en Clash Royale.

Primero que todo, analicemos la carta para detectar puntos débiles y fortalezas. Se trata de una carta legendaria que ataca cada 1.2 segundos. Además, en su mínimo nivel hace 160 de daño por cada golpe. Su habilidad especial es poder aparecer en cualquier lugar de la arena. Puedes atacar a la torre del rey con esta carta si así lo deseas, pero no lo recomendamos. 

También cuenta con 1000 de vida, convirtiéndolo en una tropa bastante resistente. En resumen, es una especie de tanque que tiene la gran ventaja de aparecer desde el suelo hasta debajo de las torres. El coste de elixir de 3 gotas y el daño asegurado a torres es una gran ventaja respecto de otras cartas, como el mini PEKKA o el caballero. 

IMPORTANTE: Descubre Los Mejores Nombres para Clash Royale, o pulsa en el botón

DONTRUKO
Como Usar el Minero en Clash Royale
Como Usar el Minero en Clash Royale

Como Usar el Minero en Clash Royale

Hablando de estrategias, primero te diremos las cosas que jamás debes hacer. Entre ellas se encuentra lanzar un minero con un barril de duendes. De hecho, estas 2 cartas ni siquiera deberían ir en el mismo mazo.

Ahora, puedes combinar al minero con una pandilla de duendes. Primero lánzalo contra la torre para que este se lleve todos los disparos. Luego envía a la pandilla para que estas hagan daño de a poco, sin ser heridos por las flechas. Ten en cuenta que esta es una maniobra de contraataque, cuando tu enemigo se ha quedado sin elixir. 

De forma general, el minero es usado como distracción para las torres. Lánzalo adelante para que todas las tropas se centren en él y luego envía cartas rápidas o de alto alcance y daño, como la reina. Esto no va a destruir las torres en un solo ataque, pero asegura el daño, maximizando las probabilidades de conseguir una corona en el futuro de la partida.