Guía Cleopatra Rise of Kingdoms

Rise of Kingdoms cuenta con una gran selección de comandantes que puedes escoger para mejorar no solo en la parte bélica, sino también para optimizar los procesos en la ciudad. Ejemplo de ello es Cleopatra, de quien hablaremos en esta guía de comandantes de Rise of Kingdoms

Se trata de un comandante legendario enfocado en la recolección. Como has visto antes, Cleopatra no fue creada para enfocarla en las batallas, sino que le dieron la función de mejorar cosas en el reino, como lo es la velocidad de recolección. 

Aunque si la usas para batallas, debes saber que es un comandante de tipo apoyo, que sana a los aliados cada cierto tiempo, y mejora su armadura. 

IMPORTANTE: Descubre los Mejores Codigos de Rise of Kingdoms, o pulsa en el botón

DONTRUKO
Guía Cleopatra Rise of Kingdoms
Guía Cleopatra Rise of Kingdoms

Guía para cleopatra en Rise of Kingdoms

Su rol como un comandante primario o secundario es cumplido cuando la escoges como un comandante de recolección. Sus habilidades y talentos optimizan este trabajo y la hacen un comandante bastante versátil con gran capacidad de colecta de todo tipo de recursos en el mapa. 

Las ventajas de tenerla en tu formación son varias, pero hoy mencionaremos tres de ellas. Primero, su gran capacidad y velocidad de recogida la hacen el comandante más usado en el farming dentro del juego. 

Además, con sus habilidades y talentos enfocados en este ámbito, no tendrás que preocuparte por recursos ni escasez. Ella traerá todo hasta el reino rápida y seguramente.

Lo malo de tenerla en tu equipo es que no es efectiva en combates. Además, no tiene ninguna habilidad de daño, así que si esperas que esta reina te ayude en tus batallas, no podrás hacer nada. 

Como su fuerte es la recolección y no la armadura ni el ataque, los enemigos pueden hacerle bastante daño en batalla y acabar con ella en un tiempo bastante reducido. Definitivamente, no es un comandante que recomiende nadie si vas a batallar, a menos que necesites un curador eficiente, pero vas a tener que protegerla como a tu alma.